Abertis encuentra problemas para resintonizar los canales: hay que ‘antenizar’ en menos de tres meses lo que se hizo en un año

Alarma en el sector de la televisión. Todos los españoles tendrán que resintonizar sus televisiones y, además, la mayoría de las viviendas tendrán que contratar los servicios de un técnico
para que las emisiones no se vayan a negro.



Se avecinan algo más de dos meses y medio de infarto para antenistas y para la principal distribuidora de señales de televisión del país, Abertis.

Antes del 1 enero de 2015, las cadenas de televisión tienen que abandonar la banda por la que a partir de esa fecha tienen que ofrecerse los servicios de telefonía 4G. Las antenas de las viviendas de España, por tanto, no podrán sintonizar algunos canales.
La solución pasa, en la amplia mayoría de los hogares, por adaptar la infraestructura para evitar que se produzca ese vacío y que la televisión no se vea en negro, según explican a El Confidencial Digital técnicos en la materia.
Esta situación está provocando, según fuentes del sector a las que ha tenido acceso ECD, escenas de nerviosismo en Abertis. Directivos de la compañía hablan en privado de “pavor” a que llegue el 1 de enero y no se encuentren resintonizadas todas las antenas de las viviendas.
Desde la compañía especializada en telecomunicaciones aseguran que se encuentran “trabajando a contrarreloj” para conseguir que la televisión se vea correctamente en todos los hogares a partir del próximo año. Están adelantando “trabajo técnico”, a la espera de que los antenistas se pongan en marcha.
En la calle, no todos los españoles conocen que sus antenas tienen que ser manipuladas por un técnico especializado. El trabajo comenzará en los próximos días, cuando el Gobierno ponga en marcha la campaña de comunicación.
Por otra parte, las fuentes consultadas señalan que, aunque el Ejecutivo abonará posteriormente los gastos, tendrán que ser las comunidades de vecinos o los particulares quienes corran, en un principio, con los gastos que suponen los trabajos de los antenistas.
En definitiva, el sector deberá adaptar sus infraestructuras en un tiempo record. Normalmente, y así ocurrió en la última de 2010, el proceso de resintonización suele durar unaño. Éste, en cambio, debe hacerse en algo más de dos meses y medio.
Desde las cadenas, por su parte, son rotundos: “No da tiempo”. En los despachos de los dos grandes operadores privados existe inquietud porque sus canales no se puedan ver a partir del 1 de enero y se desplome su audiencia.
Respecto a la prueba piloto de Zamora, fuentes del sector señalan que han existido fallos en esta experiencia. Hubo problemas y algunas señales, por motivos orográficos, no recibían la señal. Vaticinan que ocurrirá lo mismo cuando se implante a nivel nacional.