El Juez le pregunta al ladrón que acababa de hacer de las suyas en una tienda de ropa:
- ¡Pero dígame! ¿Qué no ha pensado en su esposa...en sus hijas?
- Pues la verdad sí pensé su Señoría, pero en la tienda solo había ropa para hombre.