Dos amigos de la infancia:
- Oye, ¿tu te acostaste con tu mujer antes de casarte?
- Yo no, ¿y tu?
- Hombre, yo no sabía que te ibas a casar con ella.