En los últimos días, los nombres de Deutsche Bank y Lehman Brothers han aparecido juntos en numerosos titulares de la prensa salmón a lo largo y ancho del globo, para desesperación de los inversores. Y no es para menos. En la retina del mercado, todavía está el funesto 14 de septiembre de 2008 en que el Gobierno de Estados Unidos permitió que cayera el gigante de Wall Street para desatar la mayor crisis financiera desde la Gran Depresión. A partir de ese experimento, los poderes políticos y económicos interiorizaron la idea de que había empresas y entidades 'too big to fail' (demasiado grandes para caer) y así se ha llegado a nuestros días.


Sin embargo, siete años y cuatro meses después de vivir el que ha pasado a los libros de historia como el 'octubre negro', los peores temores vuelven a aflorar en el parqué de la mano de un 'too big to fail' europeo: Deutsche Bank. Y es que el mercado duda de su capacidad de cumplir con sus obligaciones por su deuda de mayor riesgo, y prueba de ello es el fuerte incremento de sus CDS -seguros frente a impago-, cuyo precio se ha disparado más del doble este año, mientras que se han hundido en bolsa casi un 50% desde diciembre. Ahora mismo, las acciones del banco están en el nivel más bajo de su historia, en algo más de 14 euros por cada título.

De hecho, tras sufrir el lunes su mayor caída en bolsa en siete años, el banco más grande de Alemania se ha visto obligado este martes a tranquilizar a los inversores, asegurando que tiene fondos suficientes para hacer frente al pago de la deuda convertible en acciones que emitió en 2014 por 4.600 millones de euros para fortalecer su capital (los llamados CoCos) tanto este año como el que viene.





La nota completa: http://www.elconfidencial.com/mercad...thers_1149407/