La Asociación de Clubes de Baloncesto (ACB) y el FC Barcelona han movido ficha este lunes en la polémica con la investigación sobre los jugadores Marcus Slaughter y Andy Panko, quienes la pasada temporada utilizaron pasaportes presuntamente falsos de Guinea Ecuatorial para jugar respectivamente en el Real Madrid y el Montakit Fuenlabrada, y evitando así ocupar plaza de extranjero.
La ACB ha decidido personarse en el proceso penal abierto en los Juzgados de Instrucción de Madrid, con la intención de «ejercitar todas las acciones que considere convenientes en defensa de los legítimos intereses de la competición y de la propia organización».
En una nota emitida por la propia ACB, dicho organismo manifiesta que dará traslado formal de los hechos al Juez Único de la Federación española; para que éste, en su caso, luego decida acerca de la incoación de los expedientes disciplinarios que procedan.
La ACB también manifiesta en el comunicado su «firme compromiso a favor del juego limpio y los valores del deporte», amén de colaborar «en todo cuanto sea preciso para el esclarecimiento de los hechos». En el caso ya están personados actualmente el Montakit Fuenlabrada y la Asociación de Baloncestistas Profesionales (ABP).
Además, el Juzgado de Instrucción Número 27 de Madrid dictará dos comisiones rogatorias a Francia, donde actualmente juega Panko en el SLUC Nancy, y a Turquía, donde está Slaughter en el Darussafaka Dogus, para tomarles declaración como investigados, y según informaron fuentes judiciales.
Fuentes jurídicas informaron a varios medios españoles de que el juez ha dado traslado a las partes personadas en la causa para que participen en el cuestionario de preguntas que serán remitidas a Turquía y Francia mediante una comisión rogatoria, para que le permitan interrogar a ambos jugadores por exhorto.
El Barça se persona como parte perjudicada
El Barça dio instrucciones a sus servicios jurídicos «para que inmediatamente se solicite la admisión» de su comparecencia ante los responsables que están indagando en la causa, «en calidad de parte perjudicada por los hechos investigados» y según un comunicado del club azulgrana.
Varios sectores de la prensa informaron que la Federación Española de Baloncesto (FEB) detectó el pasado año problemas en los pasaportes de ambos jugadores que, al parecer, tenían el mismo número cuando el Fuenlabrada intentó inscribir a Panko, aunque finalmente renunció a utilizar esa documentación.
La embajada de Guinea Ecuatorial en España envió una carta al juez instructor, que publicó este lunes el diario La Vanguardia, señalando que estos pasaportes «no son legales, sino falsificados».
«Si se confirman estos hechos, implicará una serie de consecuencias deportivas de mucha gravedad», consideró en su comunicado el Barça, finalista en 2015 de la Copa del Rey y de la Liga ACB ante un Real Madrid que ganó sendos títulos con Slaughter entre sus filas, un hecho por el que otros clubes podrían reclamar una alineación indebida.
El club azulgrana insistió en que, de confirmarse los hechos investigados, estos «supondrían una grave adulteración de las competiciones» de categoría ACB y en las que compiten otros 16 equipos.