En el dentista:
- Lo siento, pero tiene la dentadura en muy mal estado. Tendré que extraerle siete dientes.
- Cielos! ¿y eso duele?
- Bueno... A veces me dan calambres en el brazo.