Pues esa chavala que se lleva a su casa a un chico y se lo mete en la cama.
Inmediatamente ella le sugiere que hagan el 69.Entonces el chaval, que era la primera vez que estaba con una tia y era un poco pardillo le pregunta:

- ¿El 69? ¿Y qué coño es eso?

La chica al darse cuenta de que él no tenía experiencia, le dice:

- Mira, para empezar yo pongo mi cabeza entre tus piernas y tu pones la tuya entre las mias.

- Ah, vale, vale - contesta el chaval, sin saber muy bien todavía de lo que hablaban.

Y en el preciso instante en que los dos estaban en posición a la chavala se le escapa un demoledor y apestoso pedo.

El chico tosiendo y arrastrándose como puede, se tira a un lado de la cama sorprendido. La chica, toda cortada, le dice que la disculpe, que no volverá a pasar y nuevamente toman la posición de ataque.

Cuando apenas iban a comenzar, otra ventosidad nauseabunda se le escapa a la chica. El chaval se levanta sin decir nada, todavía con la mirada perdida y medio ajilipollado por el olor, y comienza a vestirse.

- ¿Qué te pasa, por qué te vas? - le dice la chica.

Y dice él...

-Si piensas que me voy a tragar los otros 67, ya te puedes ir buscando otro.