Cliquez sur l'image pour l'afficher en taille normale

Nom : Real-Madrid-Florentino-Perez.jpg 
Affichages : 4 
Taille : 40.2 Ko 
ID : 2960Rob Draper hace un interesante análisis de la situación del Real Madrid para el ‘Daily Mail‘ en el que revela aspectos hasta ahora ocultos de cómo se maneja el club. Baledebe “sobrevivir a la locura del Real Madrid, los egos, la política y las injerencias de Florentino Pérez” dice el autor desde el mismo titular. “Bale disfrutaba con el público del Bernabéu coreando su nombre tras vencer al Rayo. Todos los aficionados estaban contentos, todos menos el más importante”, cuenta el autor. Y es que Florentino Pérez recriminó a Rafa Benítez el cambio del galés. “Fue para que el público le aplaudiera” explicó el entrenador. “Fue un error. Si le dejas en el campo habría metido cinco”, le espetó el presidente. Según esta información, el deseo de Florentino Pérez es que los jugadores estrella deben jugar los 90 minutos. A principios de la temporada le explicó eso a Benítez, y también que quería al equipo en forma al final de la campaña y que subiera a gente de la cantera. Cuando dijo esto, Benítez le comentó que no estaban en Lourdes y que él no hacía milagros. A principio de temporada, Florentino Pérez le dijo a Benítez que llegaría David De Gea y cómo podía funcionar el equipo: “Es fácil, en el Real Madrid tenemos los mejores jugadores del mundo. David de Gea en la portería; Danilo, que es el mejor lateral derecho del mundo, en el lateral derecho … ‘. Benítez le cortó y le dijo que “Danilo puede ser muy grande en el futuro, pero tenemos que hacer que mejore defensivamente”. Según el autor, Florentino miró con mala cara al entrenedor y siguió su discurso: “Así que, Danilo como lateral derecho, Sergio Ramos, Raphael Varane, Marcelo, Kroos y Modric, Bale, James, Ronaldo y Benzema. Es fácil”. Sólo tras la derrota ante el Barcelona, cuando Florentino bajó al vestuario y dijo irónicamente “qué partido”, le dijo a Benítez “Tenías razón. Haz lo que quieras a partir de ahora”. En otro momento de la temporada, Florentino mostró a Benítez su disgusto por la suplencia de Bale. ‘¿Sabes cuántas camisetas vende James? le dijo, “Kovacic no vende ni una”. Y siguió diciendo que fue un error fichar al croata. Benítez estaba desconcertado, ya que el jugador había llegado a un precio razonable y estaba jugando bien. Pérez le contestó: “Deberíamos haber esperado un par de años, y luego lo compramos por 60 millones. En el Real compramos productos terminados”. El autor también señala la convivencia con Cristiano Ronaldo como uno de los problemas de Bale. Según el ‘Daily Mail’, Florentino está harto de que Cristiano sea el líder del equipo y quiso venderlo este verano, aunque en el club no estaba seguros de que el PSG hiciera finalmente una oferta. De hecho, esperan que sea el Manchester United quien ponga toda la carne en el asador para llevarse al portugués. Eso sí, en el club son conscientes de que tiene que haber un relevo de garantías y un ejecutivo le dijo a Benítez “no olvides que Cristiano puede hacer que nos echen a todos”. Ese miedo ha hecho que el club sea muy sensible con todos los temas relacionados con Cristiano, por ejemplo, cambiando el precio del fichaje de Bale. Los ejecutivos del club reconocían a Benítez que Messi es el mejor jugador del mundo, pero en comunicación le dijeron que siempre tenía que decir que Cristiano es el mejor. Sin embargo, por otro lado, cuando Benítez solicitó fichar a un delantero centro a principio de temporada, en el club le dijeron que Ronaldo podría jugar en esa posición. El papel de Rafa Benítez era bastante complicado en el club. Por un lado, le pidieron mano dura con los jugadores, y que no permitiera cosas como los constantes viajes de Sergio Ramos y Ronaldo a Sevilla y Marruecos, respectivamente. Pero por otro, en cuanto hacía algo recibía la llamada de Florentino diciendo que los jugadores se quejaban. Un miembro del personal describe esta situación como “tratar de ser un padre en una gran casa, con Florentino Pérez haciendo el papel de un abuelo patriarcal y los jugadores comportándose como sus 25 nietos, que iban corriendo a su abuelo cuando había un problema”.