Estaban dos cazadores con su perro, cuando aparece un conejo el cazador dispara y el conejo casi muerto se mete en la zarza, el perro contempla la zarza y el cazador tirándole piedras al perro y maldiciendo al perro que no entra en busca del conejo en la zarza, cuando el otro cazador le dice:

-Si quieres te traigo a mi suegra

-Pero tu suegra se mete en la zarza

-Sera en lo único que no se meta