Cliquez sur l'image pour l'afficher en taille normale

Nom : leo-messi4.jpg 
Affichages : 2 
Taille : 43.9 Ko 
ID : 2896Leo Messi ha señalado en la revista ‘France Football’ que su intención es quedarse siempre en el Barcelona. Sus frases son una declaración de fidelidad eterna al conjunto culé, si bien también establece que el futuro no siempre va a depender de él. “Cualquier cosa puede pasar en el fútbol, ​​pero estoy seguro de lo que quiero. Y lo que quiero es quedarme aquí en Barcelona. Nunca voy a jugar en otro club europeo. El Barcelona es mi casa y quiero retirarme aquí. Eso sí, puede que termine mi carrera en Argentina. Cualquier cosa puede pasar en el futuro, aunque quiero seguir aquí”, destaca. También considera a Neymar su heredero, y tiene claro que ganará algún día el Balón de Oro. “Tiene todo para conseguirlo. Es un futbolista con clase y llegará donde él quiera. Es rápido, técnico y con habilidad en el uno contra uno”. Su relación con el brasileño y con Luis Suárez es vital para el buen momento que pasa. “Veo más cosas ahora en el campo. Hago más pases, y jugar con atacantes como Neymar o Suárez también ayuda. Cuando la relación no es buena en el vestuario, es difícil ganar títulos. El buen ambiente con Neymar y Suárez fue algo natural y nos permite encontrarnos con los ojos cerrados”, asegura. Sobre su relación con Cristiano Ronaldo, el argentino reitera la admiración mutua y el respeto que se profesan. “Somos rivales, pero siempre nos hemos respetado y hemos sentido admiración mutua. Sus últimos dos Balones de Oro eran merecidos”, afirma. En cuanto a sus propios Balones de Oro, no se queda con ninguno. “Todos los Balones de Oro son especiales. El primero lo fue porque era el primero, de hecho. El segunda, porque era una extensión, una confirmación. Cada Balón de Oro tiene su especificidad, su historia”, afirma un Messi que ahora ya no piensa tanto en el fútbol, sobre todo desde la llegada de su hijo Thiago. “El nacimiento de Thiago, mi primer hijo, hace tres años, ha cambiado totalmente mi vida y mi percepción en general (…) Antes, todo lo dedicaba al fútbol. Si me planteaba un partido, podía pasar tres o cuatro días pensando en casa”, recuerda.