Dos borrachos que están en la plaza del pueblo y uno le dice al otro:
- Compadre, ¿por qué no montamos un bar?
Y le dice el otro:
- ¡Venga!, pero ¿y si nos va malamente?
Y le contesta el otro:
- Pues si nos va malamente lo abrimos al público.