- Pero, este perro es inteligentísimo, ¡Juega al ajedrez! ¡Vale una fortuna!
- No te creas... Le he ganado tres partidas de cinco.