Jesucristo llega con los apóstoles y pregunta:
- ¿Dónde está el pan?
Juan, comiéndoselo rápidamente, responde:
- ¡Se Io ha comido Judas!
Entonces Jesucristo le da unos azotes a Judas.
- ¿Dónde está el vino?
Pedro, bebiendo.
- ¡Ha sido Judas, ha sido Judas!
Y Judas recibe sus azotes.
- Hermanos, uno de ustedes me traicionará esta noche.
Judas sin que nadie le diga nada grita enojado:
- Sí, ¡todo yo, todo yo, todo yo!