- Esta mañana, al levantarme, me encontraba tan mal que decidí matarme tomándome mil aspirinas.
- ¿Y qué pasó?
- Pues que después de tomarme la segunda ya me encontré muchísimo mejor.