La esposa despierta al marido en la madrugada:
- Cielo, se ha metido un hombre en la cama y me ha hecho el amor!
- ¿Y por qué no has gritado antes, DESGRACIADA?
- Porque creí que eras tú, pero cuando íbamos por la tercera vez empecé a dudarlo.