Una conversación en el patio de la cárcel entre dos presos condenados a cadena perpetua:
- ¿Estás casado?
- ¡No, prefiero ser libre!