Florentino ha cerrado el fichaje para la próxima temporada de Jacinta Llorente, mujer clave en el organigrama del Atlético. Es la solución que ha tomado para frenar el descrédito por la eliminación copera tras el caso Cheryshev. Ha cogido el toro por los cuernos para no repetir el papelón que desempeñó el 3 de diciembre en el Bernabéu para justificar la inocencia del club. El presidente descubrió la encomiable labor de Jacinta a raíz de unas declaraciones del Cholo: “Con las sanciones tenemos una persona que se llama Jacinta, que arregla todo”.
El presidente madridista albergó dudas al principio. “¿Seguiremos comandando la lista Forbes con esta clase de fichajes?”, se le escuchó decir. Pero se dejó asesorar y tiró de autocrítica. El departamento de fútbol no es el mismo desde que se jubilaron los Malbo, José Luis Ajenjo, Jesús García, Alberto García y Mezquita, siempre sabiamente asesorados desde arriba por Molowny y Del Bosque. Florentino quiere recuperar esa vieja esencia con un perfil como el de Jacinta, que lleva toda la vida en el club rojiblanco. Algún directivo, por contra, le puso sobre la mesa una propuesta de uno de los patrocinadores, Microsoft, que desarrolló un software de última generación para la gestión de fichas y sanciones. “Nos ahorraríamos muchos costes y podríamos exportarlo a China o EE UU”, le insistían. Pero a Florentino sólo le valía Jacinta, así que en las oficinas redactaron el informe ‘La Galáctica de las Licencias’. Se destacaban todas sus virtudes, aunque contenía un punto conflictivo: el pacto de no agresión contra el Atlético desde tiempos de Agüero...
Florentino telefoneó a Miguel Ángel Gil preguntando por la cláusula de Jacinta y éste le dijo que Simeone sólo aprobaría su salida si el Madrid se comprometía a no fichar a Griezmann (que en su día se confesó madridista). Florentino firmó y llamó a Jacinta, que aceptó este traspaso tras una conversación con el Cholo: “Jacinta, tú licencia a licencia y nosotros, partido a partido, y te juro que en junio te vas con la Copa de Europa que nos quitaron en Lisboa”. Jacinta rechazó 10 abonos VIP y una vuelta al mundo con Fly Emirates que le ofreció Florentino. Sólo tuvo una petición: cambiar el fax y la wifi para asegurar la llegada de otro rojiblanco, De Gea. Así arrancó la era de ‘Cristianos y Jacintas’...