En un manicomio se encontraban dos locos, se escaparon en un coche, uno le dice al otro:
-Mira, que rápido van los árboles.
Y el otro le contesta:
-¡A la vuelta volvemos en árbol!