En un coche hay tres ingenieros: uno es mecánico, otro electrónico y el último es informático.
De repente el coche se para, y el mecánico dice:
-Me bajo y le echo un vistazo a ver que pasa.
El ingeniero mira el motor, aprieta las tuercas, revisa la gasolina...
-Pues yo no he encontrado nada raro, dice.
-Espera que me bajo yo a ver si le falla algo eléctrico, dice el segundo.
El electrónico mira la conexión entre cables, la batería...
-Pues yo me he quedado igual, dice.
Y a esto salta el informático:
-Oye, ¿qué tal si probamos a bajarnos y a subirnos otra vez?