Manolo le dice a otro:
Sembré unas matas de mangos y adivina que salió?
Pues mangos.
No, salieron unos cochinos y se los comieron.