El satélite Observatorio Climático del Espacio Profundo ha tomado la primera imagen de un lado completamente iluminado de la Tierra, tomada desde 1.500.000 kilómetros. La fotografía fue captada el pasado día 6 de julio y muestra las regiones norte y central de América envueltas en un aura nebulosa provocada por la dispersión de la luz solar en el aire de la atmósfera. Los técnicos del equipo tienen programado tratar la imagen para mejorar la nitidez.