Un nuevo estudio de DRAMeXchange revela cómo los precios por gigabyte del almacenamiento en SSDs están sufriendo una caída que ya casi los sitúa al nivel de los que tienen los discos duros tradicionales. Lo habíamos adelantado y esto lo vuelve a confirmar: el triunfo de los SSD parece inevitable.
En ese estudio esta división de la firma consultora TrendForce revela que los precios han ido acercándose en los últimos años y pronto estarán realmente cerca de los discos duros convencionales. En 2012 esa diferencia era de 0,09 dólares/GB en HDDs por 0,99 dólares/GB en SDD. En 2015 la diferencia es de 0,06 a 0,39 dólares/GB. En 2017 esa diferencia será aún menor: 0,06 para HDDs, y 0,17 dólares/GB para SDD. 11 centavos.
Eso hará que la integración de estas unidades en equipos portátiles sea aún más común en los próximos años. Según DRAMeXhange en 2015 entre un 24 y un 25% de todos los portátiles fabriados integran unidades SSD, mientras que en 2016 ese porentaje subirá al 31% y en 2017 la cuota llegará a ser del 41%.
Aun a pesar de la popularidad de estas unidades, algunos fabricantes están aguantando sin aprovechar esas unidades por "unas ventas inferiores a lo esperado en portátiles", afirmaba Alan Chen, responsable del estudio. Todos estos datos no obstante revelan que pronto veremos más y mejores unidades SSD en nuestros equipos, algo a lo que se une los avances en tecnología aplicada a estas unidades.