Hacer estos deliciosos merengues crujientes y sin que pierdan volumen no sería posible sin el cremor tártaro que le da estabilidad a las claras montadas.




Ingredientes

Las claras de 3 huevos grandes
1 Cc. de cremor tártaro
12 Cs. de azúcar
1 Cp. de esencia de vainilla (opcional)

¿Cómo se hace?

Precalentamos el horno 120ºF. Ponemos una base de horno antiadherente.

En un cuenco profundo añadimos las claras y el crémor y batimos (a mano o con un batidor eléctrico) hasta que estén firmes. Vamos añadiendo de forma progresiva hasta 9 cucharadass de azúcar, sin dejar de batir. Usando una espátula incorporamos las 3 últimas cucharadas de azúcar, mezclando con suavidad. Con una cuchara de postre (o una manga pastelera) vamos poniendo montoncitos de merengue en la base de horno. Usar el equivalente a dos cucharadas de postre para cada montoncito.

Horneamos durante una hora. Apagamos el horno dejando los merengues dentro durante media hora más. Sacar del horno, dejar enfriar y comer.

Conservar en recipiente hermético.