Lástima que la informática sólo permita ver y no comer. Bueno, tendremos que hacerlos para probarlos, lo que no está nada mal.



Ingredientes

120 gramos de mantequilla
180 gramos azúcar
2 Huevos M
230 gramos de harina
2 cucharaditas de levadura química
120 ml leche semidesnatada
1 cucharadita de extracto de vainilla o vainillina
200 gramos de fresas
Para el buttercream:
90 gramos de mantequilla (sacarla de la nevera cuatro o cinco horas antes de comenzar)
70 gramos de cacao en polvo​
325 gramos de azúcar glas
85 ml de leche
Media cucharadita de extracto de vainilla o vainillina

¿Cómo se hace?

Se precalienta el horno a 180 grados. Mientras tanto, se pican las fresas y se tamizan la harina y la levadura. A continuación, se baten la mantequilla con el azúcar y, una vez están bien mezclados, se añaden los huevos, uno a uno. Se incorpora la mitad de la harina y se continúa batiendo a baja velocidad. Se añaden la leche y el extracto de vainilla. Cuando la mezcla esté homogénea, se echa el resto de la harina a la mezcla y se continúa batiendo. Para finalizar, se incorporan las fresas con ayuda de una espátula (ya sin batir o se desharán). Se prepara la bandeja de cupcakes con las cápsulas y se rellenan una por una hasta 2/3 de altura con la mezcla. Se hornea durante 22-25 minutos, y se comprueba que están cocidas introduciendo un palillo y extrayéndolo limpio. Se dejan templar durante 5 minutos en la bandeja, y se pasan después a una rejilla. Cuando se hayan enfriado completamente, se decoran con el buttercream.

Para preparar el buttercream, se tamiza el cacao con el azúcar. Se bate la mantequilla y, poco a poco, se va añadiendo la mitad del azúcar y el cacao, ya tamizados, sin dejar de batir. Se añade la leche mezclada con el extracto de vainilla, y se añade el resto del azúcar. Se bate durante varios minutos, hasta que la mezcla quede homogénea. Se introduce en una manga pastelera y se decoran las cupcakes una vez estén frías.