Dos tíos en un ascensor.
En un momento dado uno empieza a oler a un lado y a otro y al final dirigiéndose al otro le dice:
- Se ha tirado usted un pedo ¿verdad?
- Naturalmente, señor, o es que se cree que yo huelo así.