El joven trabajaba en un restaurante de Wichita, en Kansas, desde hace tiempo. Sin embargo, un cliente que pasó recientemente por allí hizo algo por él que jamás olvidará.


Maixner siempre ha tenido problemas bucales. Le faltaban algunas piezas dentales, que se le habían caído hacía tiempo. Además tenía numerosas caries, las encías totalmente ennegrecidas y, consecuentemente, fuerte dolores en la boca que le impedían llevar una vida normal.
Sin embargo, su trabajo de camarero no le daba el suficiente dinero para pagar la reparación que tenía que hacerle el dentista, así que había ido dejando pasar el tiempo y los problemas se habían ido agravando irremediablemente.
Pero su vida cambió por completo cuando conoció a Fred Boettcher, un joven abogado que pasó por el bar en el que trabaja y se quedó realmente sorprendido del trato que le habían dado. Al parecer, le fascinó la amabilidad de Maixner, tanto con él como con el resto de clientes.
Como se cayeron bien, estuvieron hablando durante un rato y salió el tema de sus problemas bucales. Así que Fred, antes de marcharse, le dejó una generosa propina de 25.000 dólares, con la que poder arreglarse la boca. Gracias a su generosidad, ahora luce así de bien.