Ingredientes:

4 huevos
1 litro de leche
harina, azúcar y sal

Manos a la obra

Empezamos batiendo los huevos con un peñizquito de sal, seguidamente le uniremos la leche e iremos incorporando poco a poco la harina, hasta que logremos una pasta muy fina.
A continuación pondremos en el fuego una sartén con muy poco aceite, e iremos echando en ella cucharaditas de la pasta anterior, procurando que quede extendida y sea delgada; una vez dorada por un lado le daremos la vuelta, y hay viene la destreza de cada uno, o bien le damos vuelta con dos tenedores o lanzandolo al aire, y lo dejamos también dorado como la otra cara. Hecho esto, la sacaremos de la sartén, poniéndolo en un plato y espolvoreándola con el azucar.



Buen provecho