– Cariño, está lloviendo y sigues siendo una tonta.
– ¿Qué?
– Me dijiste que con el tiempo cambiarias...