La cebolla naturalmente es de un sabor y olor fuertes, para disminuir esto lo mejor es desflemar la cebolla antes de preparar la receta deseada. Coloca la cebolla en un recipiente, cúbrela con agua y agrega una pizca de sal, déjala desflemar durante cinco minutos, luego quita el agua y enjuaga.

Al momento de picar hierbas, esparce un poco de sal en la tabla de picar. Eso evitará que salten.

Picaste Ajos? Antes de lavarte las manos, frótalas vigorosamente en un lavaplatos de acero inoxidable durante 30 segundos. Así se eliminará el olor.

Si necesitas agregar más aceite cuando estés salteando, ponlo en el borde de la sartén para que cuando llegue a los ingredientes que estás cocinando ya esté caliente.

Para lograr que las verduras mantengan un color brillante y natural, inmediatamente después de cocerlas hay que sumergirlas en agua helada.

Para sacarle todo el jugo que se pueda a los limones, hazlos rodar con tu mano con fuerza sobre una superficie dura durante aproximadamente un minuto o métalos al microondas por 10 ó 15 segundos.

Para evitar que la coliflor tenga un color beige claro al cocinarlo, añade un poquito de leche al agua con sal en la que vas a hervirlos. Después produce un choque con agua fría para detener el proceso de cocción y sírvelos

Si desea añadir limón o vinagre a ensaladas con verduras frescas, colóquelo justo antes de servirlas para evitar que estas se marchiten.

Para que una lechuga se vea crujiente y fresca se debe conservar en un recipiente con agua y jugo de limón inmediatamente antes de utilizarla.

Cuando se cocina en una cazuela de barro, la temperatura debe ser un poco más alta que cuando se cocina en recipientes de otro material. Si se conserva la misma temperatura, el tiempo de cocción debe ser un poco mayor.