El cumulo de la sensibilidad es encontrar una hoja muerta y enterrarla