Cuando parecía que ya habíamos visto todo en aplicaciones de mensajería, y que Whatsapp junto con Snapchat se habían “comido todo el pastel”, otras opciones irrumpen en el mercado. Firechat, desarrollado por Opengarden, es una aplicación móvil parecida a los antiguos chats que triunfaron en los 90, donde gente con un interés común discuten sobre un tópico en concreto.
Hablé con el responsable de marketing, Christophe Daligault, desde San Francisco, donde tienen sus oficinas.
¿Qué diferencia a Firechat del resto de aplicaciones de mensajería?
La primera diferencia es que funciona sin cobertura o sin internet. Por ejemplo, si estás en un concierto donde hay demasiada gente y no te puedes conectar porque las redes están saturadas, Firechat, hace conexiones P2P (peer to peer), es decir, los teléfonos se pueden conectar entre ellos usando, tanto, P2P Wifi o P2P bluetooth. Esa es la mayor diferencia con el resto de Apps.
La segunda, es que no está pensada para mensajería privada, está diseñada para grandes grupos abiertos. Por ejemplo, en los conciertos los cantantes pueden hablar con los asistentes del evento directamente. Algunos pueden participar anonimamente, otros con su identidad real. Si tienes un grupo de Facebook, por ejemplo, puedes crear un chat para ellos a través de Firechat.
¿Cómo os está yendo en España?
Va rápido ahora, ya tenemos 100.000 usuarios en España, lo que os sitúa como el noveno país en el mundo en usuarios de Firechat. La gente está dándose cuenta de la importancia de poder crear grupos para comunicarse. Los estudiantes, por ejemplo, pueden crear comunicades de chat, de 1.000 o 10.000 personas. Cuando tienes personas hablando sobre temas interesantes en Español, más gente se siente atraída y se unen a la conversación.
En una manifestación en Francia, 2 millones de personas usaron la aplicación para informar sobre lo que estaba ocurriendo, ya que las líneas estaban congestionadas. Lo mismo ocurrió en cataluña, durante las manifestaciones por la independencia.
Como curiosidad, en los mercados de habla hispana, los chats duran más tiempo, el doble.