Eres tan fea que solo te guiñan los ojos los francotiradores