-Venía a inscribir a mi hija en el registro.
-¿Cómo se llama la pequeña?
-Débora.
-¿Está seguro, Señor Nabos?
-Sí, sí, segurísimo.