A las tres de la madrugada un hombre llama a su médico por teléfono:
- Ay, doctor, no puedo dormir. ¿Padezco de insomnio?
- Y que se ha propuesto usted, ¿propagar la epidemia?